Boreout - ¿Aburrido del trabajo?

Con frecuencia escuchamos que la recarga de trabajo trae como consecuencias problemas de estrés en la persona. Sin embargo, el aburrimiento laboral, desmotivación e insatisfacción también son una fuente de estrés. A eso se le conoce como: Boreout.


Este término es usado en el 2007 en el libro de Peter Werder y Philippe Rothlin donde hablan de: “El nuevo síndrome laboral: Boreout”, traducido como “más allá del aburrimiento o aburrimiento insoportable” que afecta a quienes están poco motivados en su trabajo o hacen tareas muy mecánicas o rutinarias.

Se caracteriza por la presencia de tres elemento:


1. Infraexigencia: La sensación de sentirse desaprovechado, ya sea porque se le asignan pocas responsabilidades o por realizar tareas sin sentido. Tareas repetitivas que no permiten que se valore su aporte a la empresa y le impiden percibir relevancia

de su trabajo.


2. Desinterés: Una falta de identificación con el trabajo., Ocasiona que la persona desarrolle un sentimiento de indiferencia hacia el trabajo y organización, pues no encuentra sentido en lo que hace y no le importan las tareas que debe ejecutar.


3. Aburrimiento: Estado anímico de desgano, apatía y duda porque el empleado no sabe qué hacer durante todo el día. El trabajo carece de todo sentido, no tiene estímulos que lo animen a hacer algo, no sabe qué hacer ni porqué hacerlo. No es causado por la flojera, sino consuena del boreout.


Estos tres elementos no sucede repentinamente sino que desarrollan paulatinamente a lo largo de un periodo prolongado y va deteriorando la salud emocional, causando problemas de autoestima, apatía, sensación de vacío, falta de pasión, ansiedad, depresión, entre otros.


Algunos síntomas:


- Te cuesta demasiado esfuerzo poner en marcha cualquier tipo de iniciativa por pequeña que sea.

- Experimentas un gran cansancio físico y mental desde que llegas al trabajo.

- Dedicas mucho tiempo a cuestiones personales durante el horario laboral.

- Te sientes incapaz de haber con tu jefe directo sobre tus responsabilidad, actividades o rendimiento laboral.

- Encuentras gran dificultad para definir y organizar tareas diarias.

- Cualquier comentario acerca del trabajo que realizas o tu desempeño se percibe como un ataque personal.

- El empleado comienza a tener problemas con sus compañeros debido a su estado de insatisfacción personal,

- Se puede llegar a experimentar un sentimiento de frustración constante ya que reconoce que debería estar aportando más de lo que está haciendo.


Muchas veces se percibe a estos trabajadores como empleados flojos o perezosos, pero la realidad es que estas personas quieren poner a prueba sus capacidades y habilidades, asumir retos en su trabajo y darle sentido a sus aportaciones.


Tres formas productivas que pueden ayudar a prevenirlo:


a. Habla con tu jefe y expón tu deseo de realizar actividades desafiantes, que desarrollen tu potencial y sean atractivas. Demuestra tu interés por asumir responsabilidades y desempeñar tareas de mayor valor.


b. Diseña estrategias que ayuden a ser más eficaz y eficiente para desempeñar tu trabajo. Se creativo para proponer y fundamentar nuevas formas de hacer las cosas.


c. Analiza cuidadosamente y objetiva tu situación laboral actual y de considerarlo necesario busca nuevas opciones de empleo. Nunca te encadenes a un trabajo que no te gusta sólo por creer que tienes limitantes, busca caminos para desarrollarte profesionalmente y crecer.


Tomado de: OCCMundial. Mexico

Regresar