7 CONSEJOS PARA GESTIONAR MEJOR TU TIEMPO EN EL TRABAJO

¿Has experimentado la sensación de falta de tiempo en tu jornada laboral? ¿Sientes una constante frustración al tener trabajo acumulado de días anteriores?

Con frecuencia, cuando esto sucede aparecen síntomas de agobio, fatiga, angustia y desmotivación.

Tener una sensación de falta de tiempo para cumplir los pendientes genera estrés y perjudica nuestro ánimo y calidad de vida.

Esta percepción de “falta de tiempo” muchas veces es producto de la mala gestión del tiempo, que impide un aprovechamiento adecuado de la jornada de trabajo.


Teniendo en cuenta que hoy en día, muchos trabajadores se encuentra haciendo teletrabajo, el cambio pudo haber traído desorganización adicional en la jornada de trabajo. Además de tener la mente ocupada en “muchas cosas”.


Vale la pena, tomar en cuenta estos siete consejos para aprender a gestionar mejor nuestro tiempo de trabajo y lograr resultados que beneficien  tu salud emocional y mental.


7 Consejos para gestionar mejor el tiempo de un día de trabajo


1. Haz uso de una Agenda: 

Planificar las tareas nos permite llevar un control de lo que debemos hacer en nuestro día. Una lista de objetivos diarios y un control realista permite que mantengas la mirada en lo que se tiene qué hacer y dejar de lado distracciones. 

En lo posible, establece horarios para revisión de correos, reuniones virtuales, tareas administrativas, labores que requieran mayor concentración, etc. Visualizarlo te ayudará a establecer jerarquías y prioridades y ubicar dichas tareas en horarios del día que sean más convenientes a tu realidad.


2. Ten un ambiente de trabajo ordenado: 

Ya sea que cuentes con una oficina en casa o un pequeño espacio en tu habitación o sala, necesitas enfatizar el orden y limpieza en dicho

espacio. Una mesa llena de documentos y trastes de casa no serán apropiado para mantenerte concentrado. Organiza tu espacio, mantén la limpieza y sé constante en ello. Un

lugar agradable te motivará a mantener la concentración.


3. Evita distracciones: 

Es fácil perder la concentración en casa, donde tenemos sillones a un paso, televisión ilimitado, almuerzos más largos, el ruido de los niños, etc. Otras distracciones comunes son la revisión de correos innumerables, navegación por la red, reuniones virtuales innecesarias, llamadas telefónicas constantes, whatsApps, etc. 

Caer en estas distracciones pueden robarnos un tiempo significativo de nuestra hora de trabajo, que terminarán por afectar nuestras horas de descanso. 

Para mantener la concentración planifica tiempos de desconexión, donde no contestas llamadas, no revisas mails o leas WhatsApps para dedicarte a trabajos de mayor concentración. 

Establecer horarios de reuniones y alternar con breaks cada cierto tiempo, te permitirá tener un control sobre estos "distractores", asignándoles un tiempo limitado en tu día.


4. Delega y trabajar en equipo: 

Sobrecargarte de trabajo es un error que la mayoría de personas comete. 

La mayor fuente de ansiedad se produce por tratar de hacer todo solo.

Aprende a repartir las tareas y confiar en las habilidades de tu equipo. Delegar y ayudarnos los unos a otros nos permite gestionar mejor nuestro tiempo de trabajo y ser más productivos. 

Si tienes un equipo de trabajo, divide las tareas según sus habilidades. Aprende a definir en lo que tú eres bueno y en aquellas tareas que requieren del conocimiento de otros para obtener mejores resultados. 

El trabajo en conjunto aumenta tu motivación y es una ganancia para todos en el trabajo.


5. Aprende a decir no cuando sea necesario. 

A todos nos cuesta decir “no”, pero cuando se anteponen actividades de otros como prioridad a tus compromiso de trabajo, estas tareas terminan por perjudicarte y obstruir tu avance profesional. 

Aprender a negarte de manera adecuada y con tacto será necesario para mantener el orden de tus prioridades, no sobrecargarte de trabajo y reducir el estrés.


6. Mantén una actitud positiva: 

Nuestra actitud influye en nuestro comportamiento, nuestro trato al otro y en nuestra salud. Una buena actitud nos hace ver el lado positivo de los problemas que aparecen a diario y aprender de ello. 

Una actitud positiva nos permite adaptarnos mejor a los imprevistos, ser más productivos y evitar caer en conflictos innecesarios durante el día de trabajo.


7. Aprende a descansar: 

Tomar descansos nos ayuda a renovar la mente, evitar el estrés y relajar el cuerpo. 

Evita recargarte de trabajo todo el día sin hacer pausas, esto sólo menguará tu productividad y te generará estrés y problemas emocionales. Dale al descanso el lugar necesario en tu día y serás más eficiente en tu trabajo.

Regresar